BUSCAR PELÍCULA

carrusel

El hombre que vino a cenar (1942) DVD





















Título original
The Man Who Came to Dinner
Año
Duración
112 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
Philip G. Epstein, Julius J. Epstein (Obra: George S. Kaufman)
Música
Frederick Hollander
Fotografía
Tony Gaudio (B&W)
Reparto
, , , , ,, , , , 
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Comedia
Sinopsis
El famoso escritor Sheridan Whiteside tiene una lengua viperina y un cerebro que puede resolver el crucigrama del New York Times en cuatro minutos. En un viaje a Ohio para dar una conferencia, sufre un accidente a causa del hielo y se ve obligado a permanecer recluido en la casa de un matrimonio burgués. Su comportamiento en la casa es tiránico, la gobierna como un zar y, por si fuera poco, se entromete en la vida amorosa de todo el mundo.

2 comentarios:

  1. Producción de la Warner en b/n, dirigida por William Keighley. Se basa en la comedia "The Man Who Came To Dinner" (1939), de George S. Kaufman y Moss Hart, inspirada en la figura real de Alexander Wolcott, crítico renombrado. Rodada en los Warner Studios, se estrenó el 1-I-1942.

    La acción tiene lugar en 1939/40 en Mesala, pequeña localidad de Ohio, en el Medio Oeste, durante las cuatro semanas precedentes al día de Navidad. Narra la historia de Sheridan "Sherry" Whiteside (Monty Woolley), crítico influyente, que acude a Mesala para dar una conferencia. A causa de un resbalón, cae el suelo y se daña la pelvis, lo que le obliga a permanecer en silla de ruedas en casa de su anfitrión, Ernest W. Stanley (Grant Mitchell). Inteligente, manipulador y egocéntrico, se impone a los Stanley, hijos, hermana y servicio, recibe extrañas visitas y muchos regalos navideños (pulpo gigante vivo, 4 pingüinos). Dedica insultos ingeniosos y frases hirientes a los que le rodean.

    La película crea una farsa ágil y de ritmo vertiginoso, que basa su comicidad en la fuerza de un hombre irascible, presuntuoso, inteligente y egomaníaco, que postrado en una silla de ruedas es capaz de someter a los que viven en la casa y allegados. La lucha por el poder entre "Sherry" y el cabeza de familia, Ernest, la gana el primero por desenvoltura, imposición de hechos consumados, una hábil gestión de los imprevistos y su perspicacia para descubrir los puntos débiles de los demás. Somete con halagos al médico, engaña con lisonjas al periodista Bertram Jefferson, interfiere en las relaciones amorosas, convence a los hijos de la casa para que hagan lo contrario de lo que desean sus padres e impone en la casa una situación general de caos, que rompe el estereotipo del enfermo dócil, amable y respetuoso, sobre todo si está acogido por solidaridad en casa ajena. Se ironiza sobre personajes de la crítica teatral (Alexander Wolcoot), del cine (afición de Harpo por las rubias), de la política (esposa del presidente Rooselvelt). Denuncia los regalos de actores, actrices, guionistas y autores teatrales a los críticos influyentes. Plantea interrogantes sobre los límites de la solidaridad y las obligaciones éticas de los que se benefician de ella, sobre la oportunidad de los regalos a personajes influyentes con ánimo de influir en ellos, etc.

    La música aporta fanfarrias militares y melodías irónicas efectistas. La fotografía mueve la cámara con diligencia y suavidad, usa primeros planos expresivos y resalta la comicidad visual. El guión construye una divertida farsa, voraz e iconoclasta, rica en gags y parodias. La interpretación de Wooley es sobresaliente, pese a sus sobreactuaciones. Bette Davis, ajustada y digna, se toma un respiro de los papeles dramáticos. La dirección crea una obra intensa, narrada sin desfallecimientos.

    La película, destinada a entretener al público en tiempos de guerra, es una obra singular y recomendable.

    Crítica de: Miquel Palma (Mallorca) (España)

    ResponderEliminar