BUSCAR PELÍCULA

carrusel

El castillo de Dragonwyck (1946) HDtv





















Título original
Dragonwyck
Año
Duración
103 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
Joseph L. Mankiewicz (Novela: Anya Seton)
Música
Alfred Newman
Fotografía
Arthur C. Miller (B&W)
Reparto
, , , , , , , , , 
Productora
20th Century Fox
Género
DramaIntrigaRomanceThriller | Siglo XIX
Sinopsis
Año 1844. Miranda, la frágil e inocente hija de unos granjeros, es invitada a pasar una temporada en el castillo de Dragonwyck, donde vive un primo lejano de su madre, Nicholas Van Ryn, su esposa enferma y su hija. Miranda se enamora de Van Ryn, quien, al poco de enviudar, se casa con ella, pero entonces empiezan a salir a la luz turbios secretos.

1 comentario:

  1. Aunque llevaba años metido en la industria del cine, primero como traductor de subtítulos alemanes al inglés y después como guionista y productor, lo que siempre había deseado Joseph L. Mankiewicz era dirigir sus propias películas, pero como la MGM no le permitía dar el salto a la dirección, decidió probar suerte con la 20th Century Fox. Cuando Ernst Lubitch, encargado de dirigir la adaptación de Mankievicz de la novela “Dragonwyck”, de Anya Selton, se sintió indispuesto, el guionista salió del banquillo, dio un par de carreras e hizo algunos estiramientos y saltó al terreno de juego, dando inicio al una de las más excelsas filmografías de la historia del cine.
    ¿Y cómo son esos inicios? Bueno, por mucho que se trate de uno de los más grandes guionistas y directores de todos los tiempos, los primeros pasos de Mankiewicz son como los de todo el mundo: se levanta, se agacha, trastabillea, da tres o cuatro zancadas que llenan de esperanza, tropieza con los muebles, resbala e incluso se da algún que otro coscorrón. Y es que la historia de la soñadora e ingenua hija de un recto pastor invitada a cuidar de la hija de un primo lejano en su castillo no acaba de ser, en manos de Mankiewicz, ninguna de las cosas que a lo largo de su metraje pretende ser.
    La cosa empieza como un melodrama romántico de época punteado levemente de comedia, con una deliciosa Gene Tierney como la ingenua primita Miranda y Vincent Price, en un papel típico de sus primeras pelis, dando vida a un señoritingo envarado y relamido. Tras su llegada al castillo de Dragonwyck, la cosa gira bruscamente hacia el relato de terror gótico, con tormentas con sus rayos y sus truenos, intrigantes amas de llaves, torres que ocultan misteriosas habitaciones, retratos de desdichadas antepasadas que cantan y tocan el clavicordio solo para los de su propia sangre. Tras añadir unas gotitas de cine social (esos aparceros levantados contra su patrono), se intenta virar hacia la intriga criminal (la muerte de la tragona esposa de Price), y uno empieza a preguntarse en manos de quién está el timón y si no estará ese alguien choteándose de todos nosotros (sí, alguna línea de guión me ha hecho pensar que todo es una gran broma de Mankiewicz), sobre todo cuando el ama de llaves y la tristona hija de Price desaparecen sin dejar rastro y son sustituidas por una doncella tullida y nada discreta que pone de los nervios a Price, cada vez más parecido al malvado Dr. Phibes. No es extraño que, ante el panorama, el pobre Vincent decida recurrir a la droga.
    Salvan la peli una espléndida partitura musical muy bien dosificada, su excelente fotografía, la magnífica ambientación de época, algunas escenas puntuales, como el baile en el castillo o los enfrentamientos entre Price y sus aparceros y las grandes interpretaciones de sus protagonistas. En cuanto a Mankiewicz, ¿qué queréis que os diga? Al año siguiente rodaría “El fantasma y la señora Muir”. Solo por ella a este hombre se le puede perdonar todo. Incluso esto.

    Crítica de: Normelvis Bates Suena Wagner y tengo ganas de invadir (Polonia)

    ResponderEliminar