BUSCAR PELÍCULA

carrusel

Llévame a ver el partido (1949) HDtv



 










Título original
Take Me out to the Ball Game
Año
Duración
93 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
George Wells, Harry Crane
Música
Roger Edens
Fotografía
George J. Folsey
Reparto
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
ComediaMusical | DeporteBéisbol
Sinopsis
Gene Kelly y Frank Sinatra son dos jugadores de béisbol profesional del equipo de The Wolves que deciden probar fortuna en el mundo del espectáculo. Cuando vuelven al equipo, resulta que éste tiene un nuevo dueño, de nombre K.C. Higgins. Para su sopresa, Higgins resulta ser una mujer (Esther Williams), de la cual ambos se enamoran.

1 comentario:

  1. Premios
    1949: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión musical

    No hace falta que te gusten los musicales ni el baseball para disfrutar de esta excelente película. Aquí se puede asistir a todo lo bueno que esta vida ofrece: amor, amistad, alegría, música, baile, ternura, buen humor, espectáculo..., de todo y a manos llenas.

    Te puedes reír con los cortes y los zascas que reciben estos dos genios del espectáculo que fueron Frank Sinatra y Gene Kelly gracias al típico argumento del hombre que se enamora y la chica que se resiste. Gene Kelly es ese hombre divertido y bromista como nadie y mejor no puede estar presentado esta clase de personas en una obra cinematográfica que como está aquí representado. Este cine tiene que gustar a todos por imperecedero e inigualable. Y además es que da envidia, te alineas con estos tíos, te das cuentas de esa época gloriosa irrepetible con esta gente que encima tenían la suerte de rotar protagonismo con otras figuras de la misma categoría, gente que no queda más remedio que nombrar para demostrar de dónde venían, cómo eran y cómo hacían ese cine espectáculo, el cine de las estrellas de verdad: Aparte de Gene Kelly y Frank Sinatra estaban Jerry Lewis, Dean Martin, Peter Lawford, Sammy Davis Jr, Bing Crosby, Esther Williams, Judy Garland, Jean Powell, Fred Astaire, Ginger Rogers, Rita Hayworth…

    No creo que surja otra generación en el mundo del espectáculo con personas de tan alta valía en ningún lado del mundo. Gente tan Inteligente como se demuestra al ser capaces de dar un sinfín de pasos de baile a toda velocidad de un lado a otro sin parar, eso supone un trabajo diario y constante del que, por supuesto, no todo el mundo es capaz, ni mucho menos, son profesionales con una destreza física peculiar, y siempre con una sonrisa de oreja a oreja. Eso es lo que da el trabajo y la honradez. Hay que valer, hay que tener una valía especial para la interpretación, el baile, la canción, tener voz, carisma, ser cómicos y ser capaces, encima, de atraer al público de manera tan sana y divertida. Poca gente queda así. Son el mejor remedio contra el cine de mensajes, el pretencioso y el del sufrimiento. De vez en cuando viene bien una buena dosis de este remedio contra los bajones que nos proporcionan los del lado oscuro de la humanidad.

    Crítica de: floïd blue Pasajero 58 (España)

    ResponderEliminar

Los mensajes irrespetuosos de cualquier índole, serán eliminados!