BUSCAR PELÍCULA

carrusel

La comedia de la vida (1934) HDtv



  










Título original
Twentieth Century (20th Century)
Año
Duración
91 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Guion
Ben Hecht, Charles MacArthur. Obra: Ben Hecht, Charles MacArthur
Música
Howard Jackson, Louis Silvers, Harry M. Woods
Fotografía
Joseph H. August (B&W)
Reparto
Productora
Columbia Pictures
Género
RomanceComedia | Comedia screwballComedia románticaTeatro
Sinopsis
Oscar Jaffe (John Barrymore) es un dramaturgo y director teatral de Broadway que goza de gran prestigio, pero que tiene un carácter insoportable. En uno de los castings conoce a una joven actriz llamada Mildred (Carole Lombard), a la que escoge como protagonista de su obra. La rebautiza con el nombre de Lily Garland, que resulta mucho más comercial y llamativo. El estreno es un éxito de crítica y público, y la actriz se convierte en una estrella de Hollywood.




3 comentarios:

  1. “La comedia de la vida” es una adaptación de la pieza teatral de los exitosos Ben Hecht y Charles McArthur, autores de otros grandes éxitos de Broadway como la maravillosa “Primera Plana”, ellos mismos escribieron el guión para la versión cinematográfica, y eso se tradujo en un libreto plagado de magníficos diálogos rápidos e ingeniosos. La película está considerada, junto a “Sucedió una Noche” (1934) de Capra, la gran película iniciadora de las populares “screwball comedies” que inundarían las pantallas tan solo unos pocos años después, comedias de enredo en que la guerra de sexos jugaba un papel fundamental.

    Como de costumbre Hawks no decepciona con esta divertida comedia, uno de los tantos géneros que dominó con sumo arte y uno de los géneros en los que dejó carcajadas a raudales. Hawks inolvidable en “La fiera de mi niña”, “Luna nueva”, “Bola de fuego”, “La novia era él”, “Me siento rejuvenecer” o “Su juego favorito”, comenzó su famosa andadura por el género (aunque ya tenía su experiencia en el cine silente) con “La comedia de la vida” donde como ya comentamos anteriormente se encuentra la semilla de la comedia alocada, la screwball comedy.

    Hawks era un director que amaba y respetaba los oficios que llevan a cabo los hombres y mujeres que protagonizan sus películas, es comprensivo con las virtudes y defectos de sus personajes protagonistas que finalmente siempre se entregan apasionadamente al trabajo que aman y que da sentido a sus vidas. En “La comedia de la vida” es el mundo del teatro el que sube al estrado en una de esas combinaciones maravillosas entre pantallas de cine y escenarios. Sus personajes esperpénticos nos dejan una reflexión con la que juegan en sus maravillosos diálogos… en ese mundo ya no hay distinción entre lo real y lo interpretado. No hay freno para el exceso, el juego, los trucos y las mentiras, realidad y ficción se cruzan continuamente como los sentimientos y las pasiones. La vida se transforma en una locura sin hueco para la calma ni el aburrimiento, la propia realidad es un gigantesco e interminable escenario.

    Todo el reparto está magnífico, con una galería de personajes secundarios absolutamente delirantes y geniales ofreciendo el que esto suscribe matrícula de honor a Etienne Girardot con un papel delirante y maravilloso. Él es el anciano Mathew J. Clark, hombrecillo con un maletín que va pegando en el tren en el que transcurre la mayor parte del film pegatinas con mensajes religiosos (¡Arrepentíos, que ya es hora!) en ventanas, sombreros, chaquetas…, que se dice empresario y va dejando cheques millonarios sin fondos allá por donde pasa… Pero también le acompañan otros personajes como el “relaciones públicas” Owen O’Malley (Roscoe Karns) apegado a su botella y siempre con frase a punto y el contable del teatro Oliver Webb (Walter Connolly) con sus ‘problemas’ de corazón, sus despidos continuos y el mejor amigo del protagonista. Todo lo anterior arropa a la pareja protagonista: Carole Lombard y John Barrymore… que ofrecen la esencia de la locura y de lo delirante en sus interpretaciones como la actriz principal y el famoso productor. Los dos intérpretes se desatan y su histrionismo, maravillosamente pautado, deja dos interpretaciones de quitarse el sombrero.

    Sin llegar a ser una obra maestra, esto no quita para que “La Comedia de la Vida” siga siendo hoy en día una excelente comedia. Un auténtico placer sumergirse en el tren 20th Century con destino a Nueva York y ser testigo de vidas que son puro teatro para nuestro deleite…

    Crítica de: Juan Marey lugo (España)

    ResponderEliminar
  2. Película francamente decepcionante y extremadamente larga. Puede que la obra de Hecho y MacArthur fuera un gran éxito en Broadway pero su adaptación a la pantalla me parece poca inspirada en el mejor de los casos. John Barry more y Carole Lombard son dos actores excelentes pero aquí resultan cargantes, irritantes, tan artificiales como relamido de si mismos. Creo que es la primera película de Hawks que no me ha gustado. Puntuación 4 puntos y puedo afirmar que soy generoso.

    ResponderEliminar
  3. eres una ameba...jjjjjj, muy divertida, gracias oskar.

    ResponderEliminar